Recent Posts

¿Cuáles son los beneficios de la lactancia para el bebé?

Por Adalgisa Núñez.

La leche materna es el alimento natural que está mejor diseñado para satisfacer las necesidades de los bebés humanos. Tiene todos los nutrientes necesarios, en las cantidades perfectas y es fácil de digerir. Más allá de los beneficios nutricionales, aquí otra gran ventaja: la leche materna ayuda a construir y fortalecer el sistema inmunitario de su bebé. A continuación, le decimos cómo.

Leche materna: alimento y combatiente de las infecciones
La leche materna contiene anticuerpos que pueden combatir las infecciones. Esos anticuerpos están presentes en altas cantidades en el calostro, la primera leche que secreta el seno después del parto. Sin embargo, hay anticuerpos en la leche materna que están presentes en la madre todo el tiempo que la madre amamanta a su bebé. A través de estos anticuerpos, la madre puede pasar algo de protección contra las enfermedades infecciosas que ella haya tenido en el pasado, y las que tiene mientras está dando pecho. La leche materna puede literalmente dar a los bebés una ventaja para prevenir y combatir infecciones.

La leche materna también está compuesta de proteínas, grasas, azúcares e incluso glóbulos blancos que trabajan para combatir la infección de diversas maneras. Estos ayudan especialmente a combatir las infecciones gastrointestinales, ya que la leche materna va directamente al estómago y al intestino cuando los bebés la consumen. Los diferentes factores en la leche materna trabajan directamente con el intestino antes de ser absorbida y distribuida a todo el cuerpo. Esto también sienta las bases para un sistema inmunitario protector y equilibrado que ayuda a identificar y a combatir infecciones y otras enfermedades incluso después de dejar de amamantar.

Otros factores en la leche materna estimulan directamente y fortalecen el sistema inmunitario. Éstos incluyen la lactoferrina y la interleucina-6, -8 y -10. Estas proteínas ayudan a equilibrar la respuesta inflamatoria del sistema inmunitario, que es necesaria para la función inmunitaria pero que puede ser perjudicial en exceso.

Incluso hay evidencia de que las madres lactantes que están vacunadas contra el COVID-19 pueden transmitir anticuerpos contra el virus a través de la leche materna. Aunque no está probado, estos anticuerpos podrían ayudar a proteger a los bebés que aún son demasiado pequeños para recibir la vacuna. (Lea también: Lactancia materna durante la pandemia del COVID-19).

¿La leche materna es probiótica?
La leche materna también tiene factores “probióticos”. Algunos fortalecen el sistema inmunitario y otros sirven como una fuente de nutrición de bacteria sana para el cuerpo, llamada microbiome humano. El microbiome sano puede desempeñar un papel de por vida no sólo en la prevención de infecciones, sino también para disminuir el riesgo de alergias, asma, obesidad y otras enfermedades crónicas.

Con todos estos factores que estimulan la inmunidad en la leche materna, no sorprende que los bebés que son amamantados tienen menos probabilidades de sufrir de infecciones del oído, vómito, diarrea, neumonía, infecciones de las vías urinarias, y ciertos tipos de meningitis. La investigación también demuestra que los niños que son amamantados por más de seis meses tienen menos probabilidades de desarrollar leucemia y linfoma en la infancia que aquellos que reciben fórmula. Esto puede ser en parte debido a que estos tipos de cáncer son afectados por las alteraciones del sistema inmunitario.

Recuerde
Para ayudar a mantener a los bebés saludables, las comunidades pueden tomar medidas para ayudar a las madres que deciden amamantar a sus bebés. Estas medidas pueden incluir, licencia remunerada y brindar a las empleadas espacio y tiempo para extraer la leche materna. Si usted está amamantando a su bebé o tiene preguntas, no dude en hablar con su pediatra. Si no puede amamantar, o por razones personales decide no hacerlo, consulte con su pediatra sobre otras formas en las que puede fomentar la salud de su bebé.

Danilo duda de los padrones electorales del PRM y Fuerza del Pueblo.

El expresidente Danilo Me­dina destacó ayer que los ciudadanos juramentados en eventos del Partido de la Liberación Dominica­na (PLD) son “militantes”, una categoría que, a su jui­cio, marca “una diferen­cia descomunal” con otros partidos políticos.

Esta de­claración del exmandata­rio y presidente del opositor partido morado fue una cla­ra alusión al Partido Revo­lucionario Moderno (PRM) y la Fuerza del Pueblo, que­dando esto retratado al ano­tar que “otros partidos depo­sitaron un padrón (ante la JCE), pero esos son nombres que se escriben”. “Los que nosotros juramentados son militantes”, sostuvo Medina, agregando que hay “una di­ferencia descomunal”, por­que “nosotros tenemos un padrón con un millón sete­cientos mil que está depo­sitado en la Junta Central Electoral”.

Durante nueve meses, el PLD, según Medina, integró a 233,000 nuevos miem­bros, una cifra que, a renglón seguido, lo pone en camino para comentar sobre que “al­go está pasando dentro de este partido que tanta gente se agrega”.

“El relevo ya está aquí”
Lo más sorprendente para el exjefe de Estado es que “cer­ca del 56 por ciento tiene me­nos de 35 años de edad. El re­levo de todos ya está aquí y, como dice la palabra, ‘por sus frutos los conoceréis’”.

Medina exhortó a los pele­deístas a no tener “fanatis­mo” con sus candidatos, y aseguró que quien sea electo en la convención de su parti­do el 16 de octubre “será el próximo o próxima presiden­te de la República Dominica­na”.

No hay puestos seguros”
“Aquí, todos los postulantes son amigos y amigas”, indi­có Medina en un acto de jura­mentación de miembros de comités intermedios del PLD.

Danilo hizo un llamado a aquellos que pretenden os­tentar un puesto, a “trabajar por ello y no creer que, por­que son de algún comité, tie­nen puestos seguros”.

Medina también hizo re­membranzas a cuando su compañero de partido, Lidio Cadet, se juramentó siendo un sacerdote, un hecho que “nunca se había dado en es­ta institución política, lo cual se resaltó, ya que después de tanto tiempo otro sacerdote se unió a las filas del PLD”.

Por su parte, el secretario ge­neral del PLD, Charlie Ma­riotti, dijo que a su partido se le persigue y asedia desde ha­ce dos años.

“Asediados, sitiados, golpea­dos, desde hace dos años, y aun así no hemos retrocedi­do; al contrario, a paso firme, por eso es de gran satisfac­ción”, indicó.

Al evento se dieron cita An­drés Navarro, Abel Martínez, Francisco Domínguez Brito, Rubén Bichara, Radhamés Camacho y otros altos diri­gentes peledeístas.

Homenaje a Euclides
Durnate la jornada le fue ren­dido un homenaje a la tra­yectoria política y educativa del veterano dirigente Eucli­des Gutiérrez Félix.

Medina destacó que cuando su partido estaba “dividido por grupos”, Gutiérrez Félix era siempre el único que continua­ba fuera del alcance de los ban­dos, solo siguiendo los ideales del profesor Juan Bosch.

“Quiero que sepan que en tiempos de grupos, a lo úni­co que Euclides seguía eran los ideales de Juan Bosch”, reiteró Medina.

Abinader reconoce a 14 maestros mediante entrega de medallas

El presidente Luis Abina­der entregó anoche la Me­dalla a la Excelencia Magis­terial 2022 a 14 maestros de diferentes niveles aca­démicos, como parte de los actos celebrados en el mar­co del “Día del Maestro”.“Tengo muy clara la impor­tancia de la educación para lograr un país justo y prós­pero, para cambiar la vida de las personas, para forjar mejores ciudadanos y ciu­dadanas”, dijo el mandata­rio.

En definitiva, sentenció, “educación para vivir me­jor, como se define el mo­delo educativo que impulsa nuestra gestión de gobier­no”.

El mandatario tuvo las pa­labras centrales del acto, ce­lebrado en el Salón Las Caria­tides del Palacio Nacional.Los maestros de nivel bási­co y medio, Sandra Lebrón Montero, en la categoria Honor Pedro Henríquez Ureña; Emeterio Rijo Cas­tillo, en la categoria Reco­nocimiento Eugenio Ma­ría de Hostos, y Sandra Guerrero Rodríguez, en el renglón Estímulo Salomé Ureña de Henríquez, reci­bieron una medalla, una placa de reconocimiento y un aporte económico cuyo monto no fue especificado.Asimismo, fue reconoci­da la maestra Marilyn Ra­mírez, docente destacada en el exterior, quien reci­bió una placa por su labor en favor de la educación de estudiantes dominicanos.“Afortunadamente, con­tamos con maestras y maestros muy notables, contamos con toda una cantera de veteranos y pu­jantes educadoras y educa­dores meritorios a quienes podemos exaltar por sus demostradas capacidades en los templos educativos.

Se ha elegido una par­te de ellos hoy, como sím­bolos que son del colec­tivo, para justipreciar su inconmensurable compro­miso por una mejor Repú­blica Dominicana. Otros también lo merecen, y a ellos dirigimos nuestras palabras de aliento para que continúen con su obra patria: educar para cre­cer como país, educar pa­ra tener mejores ciudada­nos”, indicó el ministro de Educación, Roberto Fulcar.Los ganadores fueron es­cogidos por el Consejo Na­cional de Educación tras evaluar el tiempo en ser­vicio, actualización do­cente, el trabajo comu­nitario realizado y su impacto en las aulas, así co­mo también su capacidad de innovar y reinventar­se en condiciones nuevas.

El corazón de un hombre que murió a los 40 le salvó la vida

Un corazón en estado normal tiene entre 60 y 100 latidos por minuto, pero un corazón diagnosticado con miocardiopatía dilatada, genera entre 20 y 35 latidos por minuto.

Este es el caso de Stephanie Moreno, una joven que esperó tres años para obtener un nuevo corazón y con él una segunda oportunidad para vivir.

Luego de haber dado a luz a su tercer hijo con tan solo 19 años, Stephanie fue diagnosticada con miocardiopatía dilatada, una enfermedad que la hacía padecer de anemia, desmayos, líquido retenido en el abdomen e hinchazón en el vientre. Además de estos síntomas, se sentía agotada cuando intentaba realizar acciones tan cotidianas como cepillarse los dientes.

La única opción disponible para salvar su vida era efectuarle un trasplante de corazón, una cirugía que nunca se había hecho anteriormente en el país. Esta posibilidad era considerada por la joven madre como “un sueño vano que no valía la pena imaginar”, debido a que ella no tenía la capacidad monetaria de viajar al extranjero para someterse a la cirugía.

Tuvo que esperar tres años hasta que sus médicos de cabecera regresaran de España, donde estudiaban una maestría, para ver si era posible efectuar la operación que necesitaba.

Durante estos tres años, la joven madre se vio obligada a entregar la tutoría de sus hijos a familiares y vecinos porque no podía ocuparse de su crianza.

Eran las 11:00 de la noche cuando Stephanie se encontraba en una campaña de oración “pidiéndole a Dios por mi sanación”; cuando su teléfono sonó y recibió la llamada del hospital Plaza de la Salud, donde le dijeron “por fin, ya te tenemos un corazón”.

Inmediatamente y sin importarle lo tarde de la hora, Stephanie se despidió de sus hijos, quienes estaban con ella compartiendo el fin de semana, y emprendió su camino hacia lo que parecía ser un nuevo comienzo.

Esa noche, al llegar al hospital, la familia de Stephanie y los parientes del donante se encontraron en la sala de espera que declararía la muerte de uno y salvaría la vida del otro.

El grupo de personas lloraba de tristeza por la pérdida del hombre fallecido, pero a la vez estaban felices por el nuevo comienzo que tendría la joven.  Los familiares y doctores allí presentes se sorprendieron al ver la alegría en el rostro de la que horas después sería una mujer trasplantada.

El donante de Stephanie era un hombre de 40 años de edad que murió al caer de una azotea. Según sus familiares, este señor “prefería darle vida a otros a que sus órganos fuesen comidos por los gusanos”. Esa noche, cuatro personas aparte de Stephanie pudieron iniciar una nueva etapa, porque los distintos órganos de este hombre fueron cedidos a personas que se encontraban en listas de espera.

“Yo siento mucha pena por él, porque él tenía tres hijos y una familia igual que yo, y esa gente se quedó sin un padre”, dijo Stephanie al pensar en su benefactor.

La euforia que Stephanie sintió al ingresar al hospital se vio frustrada porque al despertar su cuerpo puso en marcha una lucha en contra de su corazón. Esta batalla duró aproximadamente cuatro meses, los cuales estuvo ingresada en cuidados intensivos debido a las constantes recaídas que tenía cuando era llevada a una sala normal.

Diez años han pasado desde que Stephanie comenzó su nueva vida. Aunque tiene un nuevo corazón, la joven madre ha tenido que llevar un tratamiento de nueve medicamentos diarios, los cuales han hecho que sus demás órganos sean afectados y la madre haya tenido que ser intervenida quirúrgicamente en más de una ocasión.